una semillita
La historia que tiene más de un siglo, cuenta que una princesa agonizaba. En su lecho de muerte, pidió que su tumba fuese cubierta con una gran piedra de granito y que alrededor hubiese otras piedras sellando la lápida.

 

También dio órdenes de afianzar las piedras con abrazaderas de hierro. A pedido, suyo, la lápida llevaría escrito: “Esta tumba, comprada para toda la eternidad, jamás deberá abrirse”.

 

Aparentemente, durante el entierro se metió en la tumba una bellotita. Al tiempo empezó a asomarse un brotecito en medio de las piedras. La bellota había podido absorber suficiente alimento como para crecer. Después de varios años de crecimiento, un robusto roble se levantaba entre las abrazaderas de hierro. El hierro no pudo con el roble y sus raíces lo rompieron, dejando al descubierto la tumba que nunca debía abrirse. La nueva vida se abrió camino desde el lecho de muerte con una semillita.

 

Todos los días tenemos infinidad de oportunidades para aprovechar un nuevo comienzo. Generalmente, los nuevos comienzos se inician cuando alguna otra cosa termina. Tal vez no haya sido accidental que el robusto roble, que es uno de los árboles más altos y fuertes del mundo, se inicie a partir de una pequeña semillita...
 
 
un pequeño gusano
La atencion mundial estaba centrada en el Sudan, a comienzos de 1995, cuando Jimmy Carter se involucro en una mision de paz que trataba de resolver la sangrienta guerra civil alli. Salio de ese lugar con la promesa de un cese al fuego por dos meses.

Por demasiados años habian estado en guerra el gobierno musulman del Sudan en el norte y los rebeldes anmistas cristianos en el sur. En disputa estaba la imposicion de la ley islamica del gobierno del norte para todo el pais. Las armas iban desde la muerte voluntaria por inanicion, a bombas y balas. En total se perdieron mas de un millon trescientas mil vidas.

El acuerdo para el cese al fuego fue hecho en la epoca que tradicionalmente era la de la lucha mas escarnizada. ¿Fueron solamente los poderes de persuacion de Carter los que lograron el acuerdo? Lamentablemente no, dijo un oficial del Departamento de Estado: “El cese al fuego fue negociado a causa del parasito de guinea”. Parece que los combatientes aceptaron el cese de las hostilidades por largo rato para permitir a los medicos tratar a los que sufrian de una terrible enfermedad parasitaria.

Toda interrupcion en un conflicto tan sangriento es bienvenido… ¡Aun si para ello es necesario un pequeño gusano!

Marcos 10:27

Mirandolos Jesus, dijo: Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque todas las cosas son posibles para Dios.